La selección argentina sufrió más de la cuenta para clasificar al Mundial de Rusia y para mucha gente la presencia del Brujo Manuel fue tan importante como aquellos tres goles de Lionel Messi en la altura de Quito.

El verdadero protagonista del memorable partido en Ecuador, que depositó a la Argentina en el Mundial, se refirió a los “trabajos” de Manuel y manifestó que no cree en esos poderes sobrenaturales, aunque el equipo necesitaba “cualquier cosa” para clasificarse.

“Me enteré que estaba ahí (por el brujo). Qué se yo si ayudó o no, pero bienvenido sea. Necesitábamos cualquier cosa para clasificar y lo conseguimos”, dijo Messi en Fox Sports.

Uno de los trabajos de Manuel en el vestuario del estadio Atahualpa fue la curación de los botines de Leo, con los que luego metió los goles. “Personalmente, no creo en esas cosas”, fue la respuesta de Messi.