Los hermanos Ojeda Villagómez estarían incurriendo en un conflicto de interés (Foto: TERCERO DÍAZ /CUARTOSCURO)
Los hermanos Ojeda Villagómez estarían incurriendo en un conflicto de interés (Foto: TERCERO DÍAZ /CUARTOSCURO)

Desde diciembre, Felipe Ojeda Villagómez y Raúl Ojeda Villagómez ocupan los puestos de director de Tecnologías de la Información en Pronósticos para la Asistencia Pública y de gerente consultivo en Lotería Nacional, respectivamente. El problema es que su hermano es Fernando Ojeda Villagómez, subdirector general de Finanzas y Sistemas en la Lotenal y en Pronósticos, por lo cual estarían incurriendo en un conflicto de interés.

Un conflicto de interés, según la Ley de responsabilidades administrativas, «existe cuando los intereses personales, familiares o de negocios del servidor público puedan afectar el desempeño imparcial de su empleo, cargo o comisión». Y aunque el nombramiento de sus hermanos no fue su decisión, sí tiene injerencia en materia laboral dentro de sus áreas.

Si bien Felipe Ojeda depende directamente del subdirector de Informática, de acuerdo con el Manual de Organización de Pronósticos, su hermano Fernando tiene la facultad de tomar decisiones laborales en todo el organismo.

Él se encarga, según el artículo 24 del Estatuto Orgánico del organismo, de «administrar y coordinar los recursos humanos, financieros y materiales». Además, tiene la decisión «tramitar la designación y cambio de adscripción, las comisiones administrativas, altas o promociones, así como las incapacidades, licencias y bajas de los trabajadores».

Raúl Ojeda no depende de las decisiones que tome su hermano Fernando (Foto: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)
Raúl Ojeda no depende de las decisiones que tome su hermano Fernando (Foto: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)

Por su parte, Raúl Ojeda no depende de las decisiones que tome su hermano Fernando, pues ocupa el segundo cargo más importante en la Lotenal y tiene la facultad de representar a la institución tanto en México como en el mundo. Asimismo, administra recursos financieros, puede emitir manuales, lineamientos, procedimientos, políticas y demás disposiciones normativas internas.

Tanto Felipe como Raúl Ojeda tienen injerencia en todas las áreas del organismo en que laboran, pues ejecutan lo relacionado con la planeación, programación, presupuesto, recursos humanos, recursos materiales y contabilidad, además de tener la facultad de proponer contrataciones ante Hacienda.

Aunado al conflicto de interés, otro asunto relevante en torno a los puestos de los hermanos Ojeda Villagómez es su poca experiencia en el sector público. Fernando, por ejemplo, es la primera vez que trabaja en un cargo de dirección en la administración pública. Antes formó parte de Oap México como «socio director» y fue académico en la Facultad de Contaduría en la UNAM.

Es ingeniero por la misma casa de estudios y tiene una maestría en Ciencias de la Computación por la Fundación Arturo Rosenblueth. Su salario, según el portal Nómina Transparente, es de 91 mil 957 pesos.

Felipe Ojeda únicamente había participado en el sector público como jefe de División (Foto: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO)
Felipe Ojeda únicamente había participado en el sector público como jefe de División (Foto: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO)

Felipe Ojeda únicamente había participado en el sector público como jefe de División en la Dirección de Innovación y Desarrollo Tecnológico del IMSS entre 2003 y 2009. Anteriormente había laborado en distintas instituciones bancarias y actualmente percibe un salario de 54 mil 493 pesos.

Raúl Ojeda es quien más experiencia tiene en la administración pública, ya que antes de llegar a la Lotenal fue subadministrador de la Evolución a la Solución del SAT, entre 2009 y 2018 y también se encargó del despacho de la coordinación de Informática y Telecomunicaciones de la Universidad de la Ciudad de México, aunque sólo estuvo ahí cuatro meses. Su sueldo en Pronósticos es de 41 mil 712 pesos.

La razón de que Fernando Ojeda sea el subdirector de Finanzas de la Lotería Nacional y Pronósticos se debe a la fusión de ambos organismos que propuso el presidente López Obrador con el fin de fortalecer a ambas instituciones y hacerlas más eficientes.

Esta decisión estuvo motivada porque los problemas para la Lotenal no están únicamente relacionados con hermanos en puestos de dirección, sino que también son económicos, pues en la última década no han podido generar ganancias y tan sólo en 2018, el organismo tuvo pérdidas por 67 millones de pesos.