El cartel de Murphy (Santa Fe, Argentina) que muestra que es una fábrica de futbolistas
El cartel de Murphy (Santa Fe, Argentina) que muestra que es una fábrica de futbolistas

El grito del gol de Lucas Moura en el minuto 95 tuvo tres epicentros en el mundo: el Johan Cruyff Arena, el norte de Londres y, definitivamente, Murphy, el pueblo al sur de la provincia de Santa Fe (Argentina) donde nacieron Mauricio Pochettino y Paulo Gazzaniga. «Acá se festejó como un gol de Unión y Cultura», se cansan de contar los casi 4.000 habitantes, con el pecho inflado, viendo a dos de sus coterráneos en la final de la soñada UEFA Champions League.

Todo el que pase por Murphy, a unos 160 kilómetros de Rosario y otros 380 desde Buenos Aires, por la Ruta Nacional 33, verá ese enorme cartel que dice «Embajadores del Buen Fútbol», acompañado por los hijos pródigos de la localidad, la docena de futbolistas profesionales nacidos allí. «Algunas ciudades se enorgullecen por paisajes o monumentos, nosotros tenemos esto: la fábrica de futbolistas», comenta Marcelo Camussoni, presidente comunal, en diálogo con Infobae.

Tanto Pochettino como Gazzaniga, que se fueron de Murphy en sus adolescencias, como los demás profesionales oriundos de allí, tuvieron sus inicios en el Centro Recreativo Unión y Cultura, el único club que practica fútbol en el pueblo que dio origen a este milagro futbolístico.

 

ESCUELA Y SENTIDO DE PERTENENCIA

El predio de fútbol en Murphy
El predio de fútbol en Murphy

«A comienzos de los ’80, se creó la escuela de fútbol en el club. Allí, donde desde muy chicos pasamos por la enseñanza del famoso Ceferino Tati Cosio, comenzó algo que sigue hasta el día de hoy», comenta David Bisconti, ex jugador de Rosario Central, Universidad Católica (Chile) y Yokohama Marinos (Japón), entre otros. «Acá nacemos con una pelota en los pies, pero Unión y Cultura nos dio la posibilidad de también educarnos desde muy chicos en el deporte», agrega Mauricio Tano Piersimone, ex goleador de Estudiantes de La Plata, que creció en una casa separada por pocos metros de la de Mauricio Pochettino. Frutos de una escuela de fútbol modelo en Santa Fe, formaron una camada que hizo soñar a generaciones posteriores en Murphy.

El “Tano” Piersimone, otra producto de la “factoría Murphy” (Foto: @ImaIturria)
El “Tano” Piersimone, otra producto de la “factoría Murphy” (Foto: @ImaIturria)

«La clave es el sentido de pertenencia que todos los chicos del pueblo tienen para con el club», afirma Juan Pablo Caffa, actualmente jugador del Fresno FC de Estados Unidos. «Se puede ver en redes sociales o en las camisetas celestes y blancas que andan por Murphy, el amor que todos tienen por el club es inmenso», se enorgullece el ex Boca Juniors, Ferro, Arsenal de Sarandí y Real Betis (España), que agrega que «los recuerdos más felices» de su carrera son jugando en allí con sus amigos, defendiendo los colores de Unión y Cultura.

«Estoy viviendo un sueño», declaró Pochettino el día previo a la remontada histórica del Tottenham frente a este Ajax revelación. Muy en sintonía con su sobrino Lucas, quien después de tres años en el ascenso español hoy defiende de nuevo los colores de Unión y Cultura. «Acá hay pibes que sueñan sólo con jugar en la primera del club, es así como esas pequeñas ilusiones abren puertas enormes. En Murphy somos luchadores, somos soñadores», revela.

 

UNIDOS EN EL MUNDO

Gazzaniga y Pochettino en pleno festejo (Foto: Reuters)
Gazzaniga y Pochettino en pleno festejo (Foto: Reuters)

El primer encuentro entre Pochettino y Gazzaniga fue en Southampton, en la temporada 2012/13. El arquero ya estaba en el equipo y llegó a entrenarlo un DT de su mismo pago. «Eso fue increíble, que dos del mismo pueblo se junten en un club de Premier League. Es de película», recuerda Paulo en diálogo con este medio. Luego, tras buenas actuaciones en el club de la costa sur de Inglaterra y su paso por el Rayo Vallecano, Gazzaniga volvió a las órdenes del ‘Sheriff de Murphy’, esta vez en el gigante Tottenham Hotspur.

Esa no fue la primera vez que dos nacidos en Murphy se unieron en el extranjero. En los 90′, Daniel Gazzaniga hizo lo propio junto a Tom Peralta en el Deportivo Cuenca (Ecuador). «Si me decías que 20 años después se iba a repetir lo mismo, te iba a decir que era una locura», dice Daniel, quien supo vestir el buzo de arquero de River Plate e Instituto de Córdoba, entre otros. «Una locura», como la que él mismo realizó dejando todo en su Murphy natal y partiendo a España en 2008 con sus hijos Paulo y Gianfranco, persiguiendo sueños. Hoy, disfruta de que uno sus hijos será parte de la final de la Champions League que se jugará en el Wanda Metropolitano de Madrid y que el otro atraviesa una estupenda temporada en el Ponferradina de la Segunda B española.

«Con Mauricio estuvimos cerca de jugar juntos en Rosario Central, pero luego se decidió por Newell’s», recuerda el ex número 10 canalla David Bisconti. «Siempre digo que me hubiese gustado jugar junto a él para fortalecer este sentido de pertenencia de Murphy defendiendo otros colores. Nos enfrentamos en los duros clásicos rosarinos, pero fuera de la cancha siempre tuvimos una excelente relación», agrega.

 

DE MURPHY A ÁMSTERDAM Y AL MUNDO 

La alegría de Pochettino, de fondo Gazzaniga (Foto: Reuters)
La alegría de Pochettino, de fondo Gazzaniga (Foto: Reuters)

De la desazón a la felicidad absoluta: así se vivió el partido en el Johan Cruyff Arena. En la sala de prensa, los colaboradores del club explotamos en gritos y abrazos cuando vimos que el tercer zurdazo de Lucas Moura era imposible de detener para Onana, portero del Ajax. Mi abrazo con Paulo Gazzaniga, con quien fui compañero de la categoría ’92 de Unión y Cultura, es algo que guardaré para toda la vida.

En las tribunas, Daniel Gazzaniga estaba junto a Ariel Yufra, un amigo de la infancia de Paulo, quien relató desde su perspectiva ese momento de locura: «Fue emocionante, revertimos una situación adversa en la cancha y frente a un ambiente imponente. Nosotros sólo éramos un puñado, pero terminamos poniendo la fiesta en el desahogo.»

«Superó todo, llegar a ese nivel fue una cosa de locos. Con todos los familiares que nos cruzamos en el pueblo lo vivimos de una manera especial», retrató Marcelo Camussoni, mandamás de Murphy. «Sentí escalofríos y se me puso la piel de gallina», agregó Lucas Pochettino, quien vio desde un consultorio de kinesiología en Rosario a su tío lograr esa hazaña. Juan Caffa también se sumó: «Estábamos con mi primo Bernardo acá en California y empezamos a mandarnos mensajes emocionados con nuestros amigos y familiares en Murphy«.

El ex Arsenal Juan Pablo Caffa, otro de los nacidos en Murphy (NA)
El ex Arsenal Juan Pablo Caffa, otro de los nacidos en Murphy (NA)

 

UNA CHAMPIONS LEAGUE SOÑADA

La celebración de Gazzaniga en el campo de juego junto con sus compañeros
La celebración de Gazzaniga en el campo de juego junto con sus compañeros

La prioridad de los Spurs desde el comienzo de temporada estaba clara: la construcción del nuevo estadio. No hubo fichajes en las últimas dos ventas de mercado, fue el club de Premier League que más minutos sumó en la Copa del Mundo de Rusia y el desgaste del plantel dio dolores de cabeza a Pochettino, con lesiones de jugadores clave. Aún así, el equipo del norte de Londres, con la mano mágica de Mauricio, enfrentará al Liverpool en una final puramente inglesa en suelo madrileño.

«Es un orgullo, lo que Tottenham está haciendo es increíble. No ganaron en fichajes, pero se ganó en unión de grupo y ahora esa hermandad se ve reflejada entre equipo y cuerpo técnico», sostiene Lucas Pochettino. «Indudablemente hay un plus de Mauricio, el partido en Ajax lo gana él desde el vestuario», menciona el ‘Tano’ Piersimone desde su mirada como DT.

Quizás el partido ante Ajax fue un fiel reflejo de lo que fue todo el torneo para el Tottenham. Desde un 0-3 en el global como llegar a Barcelona en el último partido de la fase de grupos con posibilidades remotas, a los goles salvadores de Lucas Moura, la última incorporación del conjunto londinense en enero del 2018, tanto en el Camp Nou como en Ámsterdam.

Esta final tampoco habría existido sin la victoria clave en fase de grupos de los Spurs sobre el PSV holandés. Ese día estuvo en el arco Paulo Gazzaniga y fue pieza fundamental para el triunfo 2-1 dejando una perlita que le puso «los pelos de punta» a su padre: «Lo sufrí, como todo padre uno no quiere que le hagan goles. No me esperaba ese enganche a Lozano, pero salió bien. Es algo que hacía mi viejo, Mario, que le encantaba jugar con los delanteros o mi hijo Gianfranco que también tiene ese estilo». El abuelo de Paulo también fue portero. En la familia Gazzaniga se nace con los guantes puestos.

Seguramente habrá un contingente que llegue a Madrid desde del sur de Santa Fe apoyando a Mauricio y Paulo. Sin dudas, los que se queden estarán latiendo por ver a sus muchachos alzar la ‘Orejona’.

 

ES PARA MURPHY, LA SELECCIÓN 

El cartel en Murphy que retrata a todas sus estrellas
El cartel en Murphy que retrata a todas sus estrellas

Murphy no solo ha dado futbolistas y entrenadores de élite, sino que también han llegado a lo más alto del fútbol nacional: la selección argentina.

En noviembre pasado, Pochettino, que jugó el Mundial de Corea-Japón 2002 bajo las órdenes de Marcelo Bielsa, citó a Paulo Gazzaniga en su despacho y le dio la noticia con la que había soñado toda su vida: la Albiceleste lo esperaba.»Cuando fui a la Selección estaba feliz, pero una vez ahí quería jugar», le contó Paulo a Infobae. Afortunadamente pudo jugar y se destacó en el amistoso frente a México en Mendoza.

El tercer nacido en Murphy que jugó con el seleccionado argentino fue David Bisconti, que hasta se dio el lujo de usar la 10 heredada de Maradona y anotar un gol en un 3-3 frente a Brasil: «Que tres chicos de Murphy, siendo tan pequeño hayamos vestido la camiseta de la Selección refleja lo grande que es el pueblo y el club Unión y Cultura, esto no tiene réplica en el país entero», explica David.

Davod Bisconti durante su época en Rosario Central
Davod Bisconti durante su época en Rosario Central

Los hijos pródigos de Murphy
Atilio Miotti (Newell’s, Nacional de Medellín, entre otros), Marcelo Ortigüela (Newell’s, Racing, entre otros), Enrique «Tom» Peralta (Rosario Central, Deportivo Cuenca), Daniel Gazzaniga (River Plate, Instituto, Colón, entre otros), David Bisconti (Rosario Central, Yokohama Marinos, U Católica, Selección Argentina, entre otros), Mauricio Pochettino (Newell’s, Espanyol, PSG, Bourdeax, Selección Argentina), Claudio Pochettino (La Serena), Mauricio Piersimone (Estudiantes, Arsenal, Chacarita, entre otros), Santiago Morero (Tigre, Chievo Verona, Cesena), Juan Pablo Caffa (Boca, Arsenal, Betis, Zaragoza, entre otros), Pablo Cerioni (Shizouka), Leandro Desábato (Vélez, Vasco de Gama, Cerezo Osaka), Andrés Desábato (Vélez, Platense), Paulo Gazzaniga (Valencia, Southampton, Rayo Vallecano, Tottenham), Alex Stabile (River Plate, Villa Dálmine, Almopos Aridea), Lucas Pochettino (Newell’s,Sarmiento de Chaco, Estudiantes de Murcia), Alex Debiase (Newell’s, Central Córdoba).

(*) Pedro Caffa es periodista argentino, nació en Murphy y trabaja en el equipo de prensa del Tottenham Hotspurs

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El «método Pochettino»: cómo convirtió al Tottenham en una potencia de Europa