(NA)

Los principales delineamientos de la reforma tributaria que anunció Mauricio Macri fueron los que más preocuparon a los gobernadores. Sobre todo los impuestos que se le aumentaban al vino y otras bebidas, al azúcar y a la electrónica, que, según denunciaron muchos mandatarios, les quitaba la posibilidad de competir. Este fue el tema central de la reunión del Presidente con los representantes de las provincias pero parece que todo llegará a buen puerto.

El Ejecutivo ya informó que dará marcha atrás con los tributos al vino, a las cervezas, a los espumantes y los licores, y, según contó Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta, a Infobae, se hará lo mismo con el azúcar y la electrónica.

“La reunión fue muy positiva porque lo primero que nos dijo Macri fue que tienen la predisposición de repensar los impuestos al vino, al azúcar y los electrónicos, lo que bajó mucho la espuma de la preocupación”, expresó.

Con este panorama, Urtubey adelantó que apoyarían las reformas: “Hay que leer la letra chica pero esto resuelve mucho. Hay un marco general de buena voluntad para darle herramientas al Gobierno para que camine. Eso no quiere decir que votemos a libro”.

Asimismo, confió que los tres ejes que se discutieron en el encuentro fueron “la responsabilidad fiscal, la reducción de Ingresos Brutos y sellos, y el Fondo del Conurbano”. Sobre esto último, dio detalles de la nueva propuesta que se llevará adelante y que le brindan a la provincia de Buenos Aires, principal impulsora del reclamo, casi 20 mil millones de pesos.

“El acuerdo no es lo que pidió Vidal pero no es menor. Permite que las provincias aceptemos que el Gobierno compensa para dejarnos en cero. Nadie va a ganar pero nosotros no perdemos por la compensación. Si salía el reclamo de la Corte Suprema, nosotros perdíamos. Hoy no, compensamos”, explicó.

La intención de la Casa Rosada es derogar el artículo 104 de la Ley de Ganancias que establecía que el 36% de la recaudación por Ganancias no ingresaba a la masa coparticipable y se dividía entre todas las provincias pero Buenos Aires recibía, como tope, $650 millones.

A pesar de todo, el gobernador salteño advirtió que el objetivo final debe ser “buscar una Argentina más federal” y discutir “lo micro”. Al respecto, manifestó: “Necesitamos generar mayores niveles de federalismo en término de cuáles son las situaciones para invertir, porque si seguimos en esta línea la inversión va a llegar a los grandes centros urbanos”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here